VIAJE EN TREN POR EL SUR DE ÁFRICA

Despertar con el paso constante por los rieles de la locomotora. Abrir la ventana para recibir el aire fresco y ver hacia afuera un inmenso cielo de día, con algunas estrellas que todavía no fueron borradas por la luz del sol. Un poderoso paisaje natural, cargado de belleza y esplendor.

Eso es lo experimentarás cuando te levantes en tu camarote, si decides hacer un viaje en tren por el sur de África.

Muchos podrán sorprenderse, dados los pocos conocimientos que se tienen de este continente, pero África cuenta con uno de los recorridos ferroviarios más lujosos e impresionantes del mundo. Puedes pasar tres días y dos noches a bordo de un tren de la época victoriana completamente restaurado, con servicio de lujo, elegantes habitaciones y todo, mientras viajas por Sudáfrica.

 
tren-africa-2.jpg
 

¿Cómo comienzas este viaje?

Muy sencillo, con la idea de viajar.
Luego de eso pasas a planificarlo en tiempos y presupuesto. Compras los boletos aéreos a Sudáfrica, reservas un alojamiento de una sola noche en la ciudad de salida del tren (para que puedas llegar antes del viaje en tren y descansar del vuelo) y otra en la ciudad de llegada (para que puedas prepararte para continuar tu viaje). Adquieres los tickets para el recorrido en tren (puede ser directamente en la página de la compañía) y finalmente comienzas a preparar tus maletas para otra de las aventuras de tu vida.

¿Cuál es la mejor opción?

Hay dos grandes compañías con trenes a vapor que hacen este recorrido. La más popular y lujosa es Rovos Rail “The Pride Of Africa” y su competencia en crecimiento The Blue Train.
Ambas cuentan varios recorridos, el más conocido es el que parte de Pretoria y finaliza en la Ciudad del Cabo que dura tres días. Mientras, el más largo es el que recorre el continente completo, desde El Cairo hasta Ciudad del Cabo, y dura 15 días. Todos los viajes cuentan con ciertas paradas indicadas en el itinerario para conocer pasajes emblemáticos de las ciudades.
Los trenes son del siglo XIX y siglo XX, lo que muestra una belleza atemporal que te transporta a un mundo y tiempo algo distinto del que conocemos hoy.

¿Cómo son los trenes por dentro?

Los lujos se viven en ambos de igual manera, con atención 24/7 por parte del staff, comidas preparadas por un chef a bordo; e interiores ambientados con mucha elegancia.

Los camarotes son espaciosos, con variantes de camas dobles, individuales o literas. Cuentan con mesa pequeña con flores frescas de decoración y dos sillas. Dependiendo de la cantidad de metros que tenga el camarote podrá incluir un pequeño sofá, un baño con ducha, bañera y W.C. Espacio de mayor o menor tamaño para el equipaje, que viaja contigo en todo momento. Closet o estantería para la ropa. Aire acondicionado para los calurosos días en la sabana y grandes ventanas para que puedas disfrutar del paisaje mientras te encuentras dentro. Como te digo, todas estas características variarán según el camarote que reserves, y no solo sobre el espacio, sino también los costos, porque como sabemos, mientras más lujo, más caro será el pasaje.

 
tren-africa-4.jpg
 

Las áreas comunes también ofrecen un sinfín de  comodidades, con salones tipo lounge para compartir un vaso de whiskey y un habano; o un bar donde puedes disfrutar de una copa de tu licor favorito. Amplios espacios, súper cómodos para las horas de las comidas. Encontrarás panorámicas por todo el tren para disfrutar la vista y no perderte de las particularidades de África en ningún momento. Un D.A.T.O. que te puede interesar es que la página de Rovos Rails tiene un paseo virtual por el tren para que puedas apreciar todas sus instalaciones.

Lo que a mí personalmente me gusta más, es un espacio al final del tren, parecido a un observatorio, donde puedes tener una vista 360° de la sabana.

 
tren-africa-3.jpg
 

¿Qué ofrecen estos recorridos?

Además del recorrido en sus instalaciones y las maravillas que vas a poder observar cada minuto de estadía, dentro del paquete del viaje se encuentran visitas a zonas emblemáticas de las ciudades, como por ejemplo:

  • Conservatorio Nambiti, que protege a cinco de las especies de animales africanos en peligro de extinción y a otras cuarenta que conviven en armonía, es una imagen salida del Libro de la Selva, donde jirafas modelan sus largos cuellos, cebras y gacelas pastan en manada mientras los guepardos corren a toda velocidad.

  • Las impresionantes cataratas Victoria vía Botswana. Proclamado el corazón de África donde el gran salto de agua despliega meandros que se transforman en un oasis para los animales; un corto viaje en avioneta te puede dar la sensación de estar presenciando a la mismísima madre naturaleza.

  • El Santuario de vida salvaje en el Parque Nacional Hwange, que posee en un solo lugar prácticamente todos los paisajes del África, matorrales de acacias, salares, arenas desérticas y vegetación con canales de agua; un verdadero paraíso para la fauna que vive protegida en sus hectáreas.

  • Las planicies abiertas del Karoo que puedes recorrer en jeep y encontrar a tu paso varias aves de rapiña y con suerte raras especies de antílopes, como el tsessebe, el ungulado más rápido conocido.

  • Los desiertos de Zambia, bañados por el sol y con aire seco, donde los amaneceres son iguales a esa primera escena del Rey León donde África despierta con las notas ardientes de sus majestuosos cielos.

  • El Gran Valle de Rift, una fractura de 4.830 kilómetros, que va de norte a sur del continente, pasando por distintas ciudades; se encuentra rodeado de más de 20 lagos, con más de 800 especies marinas descubiertas en ellos, ambientes típicos como sabanas por el este y selvas por el oeste.

  • El polémico museo de los diamantes de Kimberley.

Y muchos otras que dependen de la ruta del tren que elijas, lo cual puedes verificar antes de comprar tu ticket ¡Ah! no te puedes olvidar las más intensas experiencias, que son los safaris organizados en jeeps dentro de las reservas naturales de Durban, sin limitaciones, con la fauna a tu alrededor, el sol sobre ti y las extensas tierras en las que la biodiversidad se hace notar en una experiencia 100% multisensorial y completamente emocionante.

 
tren-africa-7.jpg
 

¿Qué debes llevar en este viaje?

Siempre es importante llevar contigo ropa cómoda y zapatos deportivos, sobre todo cuando se está viajando en avión. Pero en este viaje es esencial que lleves también tus mejores atuendos.
Si bien durante los días en el tren el código de etiqueta es casual, de noche es cuando vas a querer lucirte, pues las cenas son todas de lujo, y se exige que los asistentes vistan de chaqueta y corbata o vestido de gala.

Por otro lado, es muy importante, a la hora de las excursiones: además de contar con ropa cómoda, tener a mano un bloqueador solar, un envase reutilizable para que lleves agua, y una mochila pequeña y cómoda que puedas llevar contigo en caso de cargar con cámaras o algún snack.

¿Cuánto cuesta este viaje?

La inversión de este viaje consta de tres partes, la primera son los boletos de avión de tu ciudad de residencia hasta Sudáfrica, que según la aerolínea con la que compres los billetes pueden costar $700 o superar los $1.600 dólares.

La segunda es el alojamiento pre y post viaje en tren, que implica la planificación de dos lugares distintos, una en la ciudad de salida del tren y otra en la ciudad de llegada. Esto también aplica para los billetes de avión, a menos que hagas el viaje de regreso a la ciudad por la que entraste al país. Los alojamientos varían mucho, pero un monto para una habitación standard en un hotel decente ronda entre los $60 y los $120 dólares.

Y la tercera parte es el costo del viaje en tren, que dependiendo del tipo de camarote y paseos que desees hacer puede tener un precio de $1.200 hasta $2.700 dólares.
Los últimos dos, alojamiento de hotel y billetes de tren, pueden variar dependiendo de la tasa de cambio en la que esté el Rand, que por lo general equivale a $1 = 11 zar o 14 zar.

 
tren-africa-6.jpg
 

¿Qué otras cosas necesitas saber?

Esta es de mis preguntas favoritas, porque es donde puedo pasarles todos  mis D.A.T.O.s.
Hay pocas cosas adicionales, sin embargo son muy importantes:

  1. Este no es un viaje para toda la familia, no hay actividades para niños, las instalaciones están ambientadas para que los adultos puedan beber sus copas y fumar sus habanos sin restricciones. De hecho una de las condiciones de Rovos Rails habla sobre “ser sensible del ambiente adulto, manteniendo a los niños que vayan a bordo calmados y respetuosos de los demás”, puede sonar un poco duro, pero como viajeros debemos entender que no todos los destinos son family friendly.

  2. En Sudáfrica el inglés es el quinto idioma más hablado, lo que quiere decir que podrás comunicarte en la mayor parte del territorio sin problemas.

  3. Sudáfrica no solicita visa si te quedas menos de 90 días en su territorio.

  4. Debes verificar que tengas todas las vacunas al día en tu tarjeta, esto es requisito indispensable tanto para ir a Sudáfrica como para volver a entrar a tu destino; por ejemplo Chile así lo solicita. De no hacerlo tendrás problemas para ingresar.

  5. No hay wi-fi, no hay TV, no hay tecnología. Este viaje es una desconexión de lo que conocemos en el día a día para adentrarnos en la naturaleza y la aventura en lujo. Podrás acceder a datos en tu teléfono si tu compañía de telefonía móvil lo permite.

  6. La moneda oficial de Sudáfrica es el Rand, puedes hacer la conversión de una cuentaen dólares directamente en un cajero, revisa con antelación las políticas de tu banco y ve si cobran alguna comisión por el cambio de divisa y cuál es el porcentaje de la misma.

Mauro SeguiComment