UNA VISITA A FLORENCIA

En uno de mis viajes por Italia pasé por la magnífica Florencia, llegué allí en tren desde Venecia, fue un recorrido de dos horas más o menos. Al bajar del tren tome mi equipaje y salí de la estación, caminé por la Piazza di Santa Maria Novella y entre a la oficina de turismo que queda justo en frente.

Allí es donde conseguí mi Florencia Card, la llave que me permitiría visitar toda la capital toscana y me ahorraría no solo bastante tiempo sino también dinero.

La magnífica Florencia es uno de los destinos que todo el que vaya a Italia debe tener en su lista de visitas. La capital de la Toscana es una ciudad, cargada de colores y olores que te transportan a esa época renacentista de Miguel Angel, donde conocerás y vivirás el renacimiento italiano en su mejor esplendor.

En una nota anterior les hable un poco de esta ciudad, cuando les recomendé que deberían conocer durante un recorrido por los pueblos toscanos. Pero hoy me quiero dedicar solo a Florencia, porque aunque pequeña, es impresionante.

Lo primero que quiero compartirles es un D.A.T.O.: llegar a Florencia en avión es terrible, porque el aeropuerto queda bastante lejos del centro de la ciudad, por lo que lo mejor es que tomen el autobús o el tren, que cuestan relativamente lo mismo y hacen el recorrido en tiempos similares. Yo estaba en Venecia, así que tomé el tren y llegué en dos horas y media más o menos. Sin complicaciones y con bastantes comodidades.

 
Florencia 1.jpg
 

Una vez en la estación de trenes, tomas tu equipaje y sales al encuentro de la Piazza di Santa Maria Novella, justo en frente, recuerda buscar la oficina de turismo, donde podrás comprar tu llave a la ciudad, la Florencia Card.

De estas tarjetas ya he hablado antes, pero en este caso puntual, me llamó la atención lo bien pensada que está para conocer la ciudad.

Ahora, ya estás en Florencia, es hora de recorrerla, y eso significa pensar en usar zapatos cómodos porque vas a caminar.

Con sus pasajes, calles, y edificaciones es preciso hacerse camino en la ciudad a pie, además de que es pequeña y las distancias no son muy largas lo que te permitirá recorrerla sin inconvenientes.

¿Y qué podrás visitar mientras estés en Florencia?

Comienza por  la Galería de la Accademia, donde podrás maravillarte con “el ángel” que llegó a Miguel Angel: El David. La magistral escultura tiene una historia muy interesante, se dice que la gente veía trabajar a Miguel Angel como un demente, frenético, sin descanso hasta terminar la escultura, cuando le preguntaron “¿por qué lo hiciste tan rápido?”, su respuesta fue “vi un ángel atrapado dentro del mármol, y trabajé hasta liberarlo”. Todo un maestro del arte. Y aunque podrás ver una réplica de tamaño real por las calles de la ciudad, no hay nada como ver la original.

Otro recomendado es la Galería Ufizzi, la más grande de la ciudad. Donde el edificio es por sí mismo un espectáculo visual. Los techos están cubiertos con pinturas que contienen miles de detalles que solo podrías descubrir si pasaras la vida entera apreciándolos. Otra cosa bastante interesantes es que la mayor parte de las obras que verás en este “museo” del renacentismo italiano, fue donado a la ciudad por Ana María Luisa, la última descendiente de los Medici. Quienes además fueron los que construyeron esta galería, como muchas otras cosas en esta ciudad, dado su gran poder, influencia y longevidad (400 años de historia).

Un particular pasaje creado por los Medici es el Corredor Vasariano, una pasadizo elevado, cuya función era conectar dos de los palacios de la familia en un recorrido desde la Galería hasta el otro lado del Ponte Vecchio.

 
IMG_3111.JPG
 

Ya que hablamos de los Medici, no puedo dejar de mencionar al Dante, el gran poeta que fue desterrado de la ciudad por tener ciertas conexiones con esta familia que gobernó la ciudad y la Toscana durante siglos. Si pasas por la Basilica di Santa Croce, podrás ver su tumba, que aunque permanece vacía, fue construída para reivindicarlo.

El Ponte Vecchio, que fue el único que sobrevivió la segunda guerra mundial, es un largo pasillo de 63 metros sobre tres arcos que tienen base en el río Arno. Allí podrás conocer la verdadera esencia de los mercaderes oriundos de la ciudad, joyeros y orfebres a los que podrás ver trabajando sus piezas in situ.

Por último, no puedes irte sin antes admirar la famosa Cúpula de Brunelleschi que corona el imponente Duomo. Una verdadera obra maestra de la arquitectura del renacimiento cuyas fachada bañada de esculturas te da la bienvenida, y te reta a llegar hasta la cima y asombrarte con la vista panorámica que desde allí puedes obtener de la ciudad.

 
IMG_3100.JPG
 

Y entre tanto paseo date el tiempo para hacer una pausa para comer algo, para ello mi mejor recomendación es que vayas al Mercato Centrale, el lugar perfecto para tomarse un café, comprar productos típicos de la zona, y bien almorzar en los pequeños restaurantes de estilo moderno ubicados en su planta superior. Y no creas que se me ha olvidado el postre, para eso les tengo una recomendación especial, a tres minutos de la la Piazza del Duomo se encuentra la Gelateria Edoardo, un negocio familiar con exquisitos sabores de helados tradicionales italianos, con recetas que se preparan desde hace más de 100 años.

Luego de comer puedes terminar tu día caminando por la Piazza de la Signoria, enmarcada por bellas fuentes y esculturas en todas partes, es una muestra de lo que suele ser la vida de la ciudad, personas caminando, sonidos de música y risas. Es aquí donde un viajero puede llegar a entender el día a día de Florencia. Pero no te olvides de pasar por la fontana del porcellino, una hermosa fuente que representa una tradición especial solo de Florencia. Debes acariciar el hocico del animal, colocar una moneda en su boca y dejarla caer. Si cae dentro de la rejilla debajo de él  te asegura suerte, felicidad y un pronto regreso a Florencia.

 
Florencia 4.jpg
 

Y para que tu viaje a Florencia sea realmente memorable, te dejo un par de D.A.T.O.s adicionales que te ayudarán durante tu planificación:

  • La mejor época para ir a Florencia es en otoño, los veranos son extremadamente calurosos, por lo que caminar por la ciudad puede ser agotador. Las brisas frescas del otoño, porque no hace mucho frío, serán tus mejores compañeras en este viaje.

  • Las cenas suelen servirse luego de las 8 pm, si estas acostumbrado a comer más temprano trata de comprar algunos snacks antes para que estés tranquilo. O puedes ir a un bar a tomarte un trago y un aperitivo.

  • Los italianos no son tan confiados con las tarjetas de crédito, así que lleva siempre efectivo contigo, por lo menos 20 euros, para que puedas cubrir cualquier gasto en caso de que no acepten tarjetas.

  • Sobre alojamiento, cualquier zona es buena. Como Florencia es un lugar para caminar puedes quedarte en un hotel con el que te sientas cómodo, sin importar mucho la zona. Yo me hospedé en el hotel Rapallo. Muy bonito, excelente servicio y perfecto para mi estadía.

  • Lo ideal es pasar por lo menos tres días en la ciudad, cuestión de que puedas disfrutar al detalle cada uno de los puntos que te comenté, o que puedas incluir tus propias recorridos una vez que estés allá.

Como siempre les digo, un viajero conoce y se sumerge en la cultura de su destino. Visita Florencia y enamórate con locura de ella.

Si quieres ayuda para planificar tu viaje con gusto te apoyo y si ya estuviste allí escríbeme cómo fue tu experiencia.


Mauro Segui