4 CARNAVALES QUE DEBES VIVENCIAR ANTES DE MORIR

Fue a principios del siglo XIX cuando por una ordenanza se prohibió en Chile la celebración de las fiestas carnestolendas, que durante varios días del mes de febrero llenan de color, baile y algarabía a muchas ciudades del mundo.

Aunque ha pasado mucho tiempo, y se perpetúa en la cultura del país no celebrar estas fiestas, son muchos los chilenos que disfrutan de los Carnavales y lo toman como excusa para salir a suelo extranjero.

Por su cercanía y vistosidad, los destinos que más interés despiertan en los viajeros del país, como en muchos alrededor del mundo, son los Carnavales de Río de Janeiro (Brasil), pero no son los únicos multitudinarios en el mundo; hay otras ciudades de América y Europa que también celebran con gran esplendor y energía, estas fiestas de origen pagano.

En esta oportunidad compartiré algunos D.A.T.O.s sobre las celebraciones que deberías conocer, vivir y disfrutar antes de morir, a continuación les detallo brevemente la magia de cada uno:

Río de Janeiro

A unos 3.084 kilómetros de suelo chileno se encuentra Brasil, territorio que es sinónimo de samba, playa y Carnaval. Amigos brasileños me comentan que el “Carnaval mais bonito”, porque mantiene la esencia ancestral, es el de Salvador de Bahia, capital del estado Bahía, ubicado al noreste de Brasil. Ya tendré la oportunidad de conocerlo en algún momento, y será entonces cuando podré darles más detalles.

Por ahora, les comento que los carnavales con más afluencia de personas en el mundo son los de Río de Janeiro, siendo El Sambódromo (para entrar debes pagar), es el epicentro de la celebración. Una vez en el lugar tendrás la sensación de que todos los que están en la ciudad para esos días se reúnen allí, pero al salir te darás cuenta que la ciudad está al tope de su capacidad, y existen más fiestas y eventos de los que puedas imaginar.

La celebración, la algarabía, va desde la costa de Ipanema hasta Copacabana, llega al Cristo Redentor y Pan de Azúcar; incluso las distintas fabelas forman parte de la fiesta.

Tienes que ir dispuesto a celebrar, a vivir la experiencia de estar en los Carnavales más famosos del planeta ¿Quieres conocer Río? Quizás no sea la mejor época ya que no necesariamente contarás con la oportunidad de pasear tranquilamente cómo en otras temporadas, cuando las calles, los servicios de transporte y la infraestructura turística en general no se encuentra tan abarrotada de gente.

En el Sambódromo las Escuelas de Samba cariocas -desde el sábado y hasta el martes- realizan un desfile de carrozas deslumbrantes y de gran dimensión, que son acompañadas por cientos de músicos, bailarines, garotas y garotos. Son muy divertidos, coloridos e inmensamente enérgicos. Esa vibra también se vive en las fiestas callejeras donde no es el mismo glamour pero sí esplendor. Sobre el asfalto se conjugan alegría, sonrisas y bailes muy estilizados entre los locales, y un poco aparatosos entre los foráneos.

¡El Carnaval se vive al máximo por más de una semana en Río! El calor humano sofoca en medio de las altas temperaturas del verano (que pueden llegar a 40 grados). Así que si decides viajar y disfrutar de estas fiestas hazlo con ropa ligera así como con la disposición de bailar, caminar y estar muy cerca de una multitud que estará por doquier.

Aquí tienes una web con toda la información que necesitas para ir a estas fiestas cariocas.

New Orleans

“Mardi Gras” así se le conoce a los Carnavales que se celebran en Nueva Orleans (Luisiana), Mobile (Alabama) y Mississippi. Su denominación es de origen francés (en el siglo XVIII habían colonias europeas en esas ciudades americanas) y aunque su nombre hace referencia al desfile que se realiza en el “martes gordo” (antes del miércoles de ceniza) se asume que se trata de toda la celebración, que comienza su programación en el mes de febrero.

New Orleans durante estos días se viste de púrpura, amarillo y verde; cada año asisten turistas de diversas ciudades de Estados Unidos, y también de otros países. A diferencia de Río, esta celebración tiene actividades más orientadas a familias con hijos pequeños, a lo que se suman desfiles de carrozas (con diversos temas dependiendo del día) conciertos, juegos y picnics.

Las calles, especialmente las del barrio Francés y las del centro de la ciudad, se ven repletas por una multitud de jóvenes, que con el llegar de la noche suben el ánimo de la festividad, tanto en bares (que abren la puerta de par en par) como en cada rincón del lugar.

El elemento característico del “Mardi Gras” son los collares que cada carroza que forma parte del desfile regala a los asistentes; lo mismo pasa en eventos paralelos. Entre los niños y jóvenes -e incluso muchos adultos- la diversión está en hacerse de la mayor cantidad posible y exhibirlos en el cuello.

Las celebraciones no ocupan toda la ciudad, así que puedes planificarte para ser integrarte a la experiencia carnestolenda en esta parte de Estados Unidos, a la vez que aprovechas para conocer lugares de interés en la ciudad. En esta página web, puedes conocer todo lo que puedes hacer allá.

Venecia

Si hay que mencionar un distintivo que caracterice a este Carnaval, para mí, la palabra es Glamour. De por sí Venecia es una de las ciudades más románticas y bellas del mundo, y con estas fiestas no solo se engalana, sino que aumenta notoriamente su encanto.

Músicos, bailarines, acróbatas y malabaristas dan la bienvenida a los asistentes que recorren, festejan, y comparten las distintas actividades que se extienden durante al menos dos semanas.

El centro de todos los acontecimientos es la plaza de San Marcos. El último domingo y último martes de carnaval, un gran escenario de madera acoge la ceremonia de entrega de premios del mejor disfraz enmascarado, que se elige después de varios desfiles que tienen lugar durante los días centrales del festival. Este punto de la ciudad también sirve de escenario para diferentes obras teatrales, donde los conocidos arlequines interpretan aventuras llenas de un refinado humor.

Si viajas a Venecia para su Carnaval puedes participar en las suntuosas fiestas al estilo del siglo XVIII, que se realizan en antiguos edificios; pero ten presente que las actividades de plazas y calles son las más populares.

El elemento característico de la festividad italiana son las máscaras que también son adquiridas por los turistas para integrarse a la celebración como debe ser. Cada máscara es una obra de arte ¡El plástico no se utiliza! son hechas de acuerdo al arte antiguo, con papel maché y cintas de colores.

¡Una manera distinta de conocer Venecia y un Carnaval del que deberías ser parte! Para tener toda la información que necesitas: tienes este sitio web a disposición.

Tenerife

Son 15 días en los que la isla tiene una vida alegre, libre y extravagante, llena de mucho color y brillo.

La gente de Tenerife por naturaleza es amable, feliz y durante estos días se dispone 100% a celebrar y recibir a los visitantes ¡Les encanta! Al igual que en los demás Carnavales del mundo, las calles son parte de los escenarios dispuestos para las festividades; como parte de su programación existen varias galas, entre las que sobresalen la elección de la reina, los desfiles de agrupaciones y carrozas llenas de fantasía; además de diversos conciertos, donde se escucha principalmente ritmos caribeños (como salsa, merengue y bachata).

El martes es el día de mayor climax, con un desfile apoteósico que se llama “El Coso”, donde al ritmo de la samba desfilan carrozas, comparsas, y agrupaciones culturales de barrios y colegios.

Es una celebración para grandes y chicos, que tienen una excusa para celebrar hasta la madrugada del día siguiente, cuando se realiza el “Entierro de la sardina”, donde miles de personas que se disfrazan de la muerte, viudas, sacerdotes, fantasmas de personajes insignes de la humanidad, etc; dicen chao chao al cádaver del Carnaval.

Esta jornada no es para niños, porque lo grotesco y erótico son la esencia de la tradición. Los participantes -como parte de esos personajes que interpretan- lloran inconsolables, se desmayan, se lamentan a gritos, la gente disfruta de manera muy desinhibida.

Es una celebración que fácilmente puedes combinar con hermosas playas si te vas unos días previos a las fiestas del Rey Momo.

Debo decirlo una vez más…

Para concluir esta reseña sobre los cuatro carnavales que debes conocer y celebrar antes de morir debo destacar dos temas importantes:

Siempre insistiré, pero en este tipo de eventos aún más, que la planificación es súper importante, ya que debes programar tu viaje y adquirir todas las reservas posible -al menos- con 6 meses de anticipación, porque la ocupación de hospedaje y vuelos aéreos se agotan varios meses antes.

Y aunque ya lo recalqué arriba, lo haré nuevamente: Sea cual sea el Carnaval al que decidas ir, debes estar dispuesto a festejar, bailar y compartir con una multitud de personas, en espacios que muchas veces quedan muy pequeños, el calor se comparte, y la algarabía en algunos momentos sube de tono. Así que deja que fluya todo y diviértete ¡La vida es un Carnaval!

Mauro Segui