VIAJES EN LA TERCERA EDAD

11 CONSEJOS PARA UN BUEN VIAJE EN LA TERCERA EDAD

Para viajar y disfrutar al máximo, así como vivir las experiencias más inolvidables, la edad no tiene por qué ser una limitante, siempre que te organices y planifiques para no dejar nada al azar.

Un tour cerrado, un resort o un crucero no son la únicas opciones turísticas que pueden tener las personas adultas; me he cansado de leer recomendaciones que al final son una "invitación" que limita a las personas de la tercera edad en el disfrute de los encantos que brinda el mundo.

Para mi, organizar itinerarios a personas adultas es divertido y apasionante, porque desde el momento en el que toman la decisión de viajar, todo el proceso es una aventura; desde el diseño, la planificación, revisión de propuesta, la partida, el viaje en sí y hasta el regreso. Viven un entusiasmo contagioso. Ni hablar de lo cambiados ¡rejuvenecidos! que llegan; parecen dejar unos cuantos años olvidados en el destino que visitaron.

Así que insisto, la opción no es restringir a nadie; además después de tantos años dedicados al trabajo y la familia, los abuelos, los jubilados, merecen disfrutar como quieran sus últimos años; lo que sí es importante -y en esto soy reiterativo- es tomar todas las previsiones para hacerlo de manera responsable y organizada.

¿Qué ha funcionado con mis clientes? Te dejo once consejos que harán que tu viaje, el de tus padres o tus abuelos, sea para celebrar la vida.

ANTES DEL VIAJE

1. Cuando se tiene definido el destino, es fundamental tomar en cuenta cuáles son los sitios de interés para visitar y los medios de acceso o transporte para llegar a estos; identificar las mejores opciones y decidir cómo ir con tiempo. Las previsiones son necesarias, de no hacerlo, una sola actividad o lugar los pueden dejar exhaustos para el resto del día o viaje.

2. Si tienen un tratamiento continuo, deben llevar su kid de medicina y organizar el blister/pastillero; pensar en comprar el medicamento en el país destino no es una opción porque puede generar contratiempos, como: no se comercializa ese componente activo, la venta es sólo con prescripción médica o es más costoso.

3. Estar informados de cómo funciona el sistema de salud para turistas en el país de destino ayudará en cualquier emergencia; y además -por supuesto- contratar un seguro médico que garantice cobertura ante siniestros. Es una recomendación que nunca falta en nuestros planes de viajes; de hecho, para ingresar a algunos países estos planes son obligatorios.

4. Informar a familiares o allegados cómo será su itinerario y los datos de los lugares donde se hospedarán (direcciones y medios de contacto), no se sabe cuándo será necesario contactarlos o ubicarlos.

5. La vestimenta también es clave. Además de empacar ropa de acuerdo a la estación del país destino para la fecha, ésta debe ser lo más cómoda y confortable. Zapatos deportivos (ligeros y suaves) para las caminatas, ropa holgada para las articulaciones y circulación.

DURANTE EL VIAJE

6. El recorrido o las actividades en un día no pueden ser ni largas, ni muchas; una o dos como máximo en una jornada estará bien; además deben contemplar tiempos para tener varias paradas, entre cada lugar. Al final de la tarde es recomendable llegar a donde se hospedan para descansar un poco, antes de cenar; luego, dormir las ocho horas necesarias para estar como nuevos al otro día.

7. Tener la información médica esencial siempre en su bolso de mano o billetera. Una ficha con las alergias, patologías y tratamientos les puede salvar la vida; de llegar a pasar cualquier incidente las autoridades y personal de atención podrían ayudarles.  

8. No es opción saltar comidas; desayuno, almuerzo y cena son sumamente necesarios, y aunque un viaje está hecho para disfrutar de la gastronomía local no hay que abusar, deben tratar de comer de manera balanceada, sobre todo en el desayuno y la cena.

9. Aprovechen al máximo las ventajas y beneficios de ser adultos mayores. Siempre tendrán preferencia en atracciones y lugares turísticos: pueden ahorrarse filas, utilizar rutas exclusivas y atajos, también acceder a promociones, ofertas y precios especiales.

10. ¡NO OLVIDEN LA CÁMARA! Con sus respectivos cargadores o baterías.

DESPUÉS DEL VIAJE

11. Reúnanse con su familia y amigos, compartan lo mágico de la experiencia; ¡Una persona de la tercera edad debe ser testimonio vivo de lo bueno que es viajar!

Mauro Segui